Publicado: 10 de Octubre de 2012 a las 10:30

      

        Muchas veces en la clínica, al preguntar si el gato está bien, nos encontramos con respuestas del tipo: “Si perfectamente, solo vomita de vez en cuando, pero eso es normal…” Pero lo cierto es que como norma general  no es normal que un gato vomite de manera continuada. 

        Está aceptado por la opinión general  como normal que los gatos suelen vomitar debido a la ingestión de bolas de pelo y/o hierbas. Y  aunque efectivamente  la ingesta de pelo puede producir  algún vomito esporádico. Lo cierto es que existen otras muchas causas por las cuales un gato puede vomitar esporádicamente, las cuales son potencialmente peligrosas para su salud a medio plazo. De entre ellas destacaremos el fallo renal.

     Al tratarse de un riesgo tan grande siempre comentamos que ojala la causa sea una excesiva muda que conlleve un exceso de ingesta de pelo, que pueda producir el vómito, pero a menos que se realice una analítica no se puede descartar que exista un principio de insuficiencia  renal que sea la causa de esos vómitos. Más, teniendo en cuenta que un porcentaje altísimo de los gatos presentan insuficiencias renales. 

     La duda que le puede surgir al propietario es la siguiente:

                 -Pero. ¿Cómo puede estar mi gato enfermo, si salvo los vómitos esporádicos, él está perfectamente?

                La respuesta es que desgraciadamente la enfermedad de la Insuficiencia Renal no muestra unos síntomas claros hasta que ya es demasiado tarde para actuar. En términos de porcentaje, es sabido que el fallo renal empieza a demostrar síntomas claros cuando falla un riñón entero y prácticamente el 70% del otro, lo que deja al gato con una capacidad de depuración renal del 30%.  Estos datos, unidos a que el fallo renal NO se cura hace que sea muy importante el diagnóstico temprano de dicha enfermedad.

              El diagnóstico se realiza mediante extracción de sangre y análisis bioquímico.

              En Nuestra Clínica disponemos de aparatos de analítica para que usted no tenga que esperar a los resultados, ya que estos se entregan en el momento.

             El diagnóstico renal temprano presenta innumerables ventajas, ya que si bien hemos dicho que NO se puede curar. Si se pueden realizar cambios en alimentación y medicar para contener el avance de la enfermedad.