Publicado: 23 de Febrero de 2017

Siete cosas que hacen feliz a tu gato

Como crear un entorno adaptado al felino, con accesorios para afilar sus garras o para hacer sus deposiciones

GETTY IMAGES CAROLINA PINEDO

Los gatos, más que adaptarse a un hogar, esperan que sea la casa quien se amolde a sus gustos. Ya se encargarán ellos de arrebatar el mejor sillón a sus dueños, de conquistar las alturas para tener el territorio bien controlado o de afilar sus uñas en el carísimo mueble más apreciado de la casa. Estas leves contraindicaciones de la convivencia gatuna se pueden minimizar, si contamos con un entorno adaptado con varios accesorios para que el gato dé rienda suelta a sus instintos felinos.

1. Un rascador para mantener las garras en forma. Un entorno hogareño adaptado al gato, donde tenga todo lo que necesita no puede prescindir de un rascador donde el gato afile sus uñas. “Necesita hacerlo porque es un depredador que caza con sus garras y trepa a lugares altos con ellas”, explica Javier Zorriqueta, veterinario y responsable de una clínica adaptada a gatos. Los gatos tienen sus gustos particulares y es posible que no se acierte a la primera con el rascador adquirido. Un truco para dar con el afilador de uñas que le guste es fijarse en los objetos que suele escoger en casa para rascar con sus garras. De esta forma, se puede buscar uno de similares características. No obstante, suele ocurrir que una vez que el gato escoge un objeto de la casa para afilarse las uñas, no cambie de parecer. De ser así, es preferible dejar que lo haga en el lugar elegido, a cambio de que no las afile en ningún otro sitio de la casa. Existe un accesorio que cubre dos necesidades de los gatos. es el denominado árbol rascador, que combina varias alturas para que el felino satisfaga su afán trepador y materiales donde puede afilar sus uñas.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

2. Un juguete para dar rienda suelta al instinto depredador. A los gatos les gusta jugar, sobre todo de cachorros. Pero son exigentes. “Tienen sus propios gustos y hay que adquirir el juguete que le guste al gato, no al dueño”, recomienda el veterinario Javier Zorriqueta. En el mercado hay objetos lúdicos pensados específicamente para felinos, pero habrá que observar varios detalles a la hora de elegirlos, como si en casa el gato prefiere los juguetes que ruedan, hacen ruido o son de determinados materiales como tela, cartón o bien escoge los peluches.

3. La bandeja higiénica, adecuada y en un lugar discreto. Un accesorio que no puede faltar en una casa con gatos es el arenero o el lugar donde hace las deposiciones. La bandeja debe estar colocada lejos de su comida y alimento y en un lugar discreto, donde el gato no se sienta observado cuando la usa. La arena que se utiliza para la bandeja es específica, porque debe tener propiedades absorbentes, tanto del olor como de la humedad. Conviene reponerla habitualmente, así como limpiar la bandeja.

4. Una cama cómoda y situada en un lugar tranquilo. A los gatos les gusta dormir y aunque son ellos quienes eligen el lugar de la casa donde hacerlo, conviene proveerles de una cama cómoda y mullida que esté situada en un lugar donde no se le moleste. Si la cama es tipo iglú o cerrada, permitirá al gato sentirse más protegido y disfrutar de los momentos en que elija estar solo.

5. Un cepillo para el pelo. A los felinos les gusta mantener su pelaje limpio y acondicionado por lo que se acicalan a menudo, lo que implica que parte de su pelo va a parar al estómago. Echarles una mano para que se sientan a gusto con su pelo es tan sencillo como tener un cepillo en casa con el que peinarles. De esta forma, se consigue retirar gran parte del pelo suelto que puedan ingerir. En general, les gusta y relaja el masaje con el cepillo.

6. Malta para eliminar las bolas de pelo del estómago. Cuando el felino se lame para acicalar y limpiar su pelaje, implica la ingestión de pelo, que acaba por formar bolas de pelo en su estómago, que tendrá que expulsar a través del vomito o de las heces. Existe un compuesto vegetal derivado de la cebada, llamado malta, que se comercializa en forma de pasta para los gatos y sirve para facilitar la expulsión del cúmulo de pelo en su estómago.

7. Alimento adecuado para su edad, tamaño y estilo. Una dieta adecuada favorece su salud. El veterinario es quien mejor nos puede aconsejar sobre el tipo y cantidad de alimento que necesita el gato, según factores como su edad, tamaño y forma de vida. Es decir, no se puede alimentar igual a un cachorro que a un gato adulto o de cuatro kilos que de diez. Asimismo, el alimento para un felino muy activo, con acceso al exterior de la vivienda, no puede ser el mismo que para uno casero que tiende al sedentarismo.